¿Se puede transformar la grasa en músculo?



En algún momento hemos pensado o escuchado que si queremos ponernos en forma y conseguir un físico musculado con un bajo porcentaje de grasa corporal, debemos realizar un entrenamiento específico y una planificación nutricional adecuada para que nuestra grasa se transforme en músculo.

La realidad es que ¡la grasa no se transforma en músculo! .En la medida que mejoremos la adherencia del propio entrenamiento, y nuestros hábitos de alimentación con una planificación específica enfocada a la consecución de nuestros objetivos, “es cuando podremos lograr la reducción de grasa corporal y el desarrollo muscular”. Esta es una afirmación entrecomillada y generalizada, ya que cada caso es particular y se debe tratar de forma personalizada.

Podemos reducir nuestro porcentaje de grasa corporal y experimentar ganancias de tejido muscular, es lo que se conoce como recomposición corporal (mientras las células de grasa se encogen, los tejidos musculares crecen, generando una transformación significativa en la composición del cuerpo.

La grasa y el músculo tienen funciones distintas y son tejidos diferentes. El tejido muscular está formado principalmente por agua, glucógeno y proteínas, el tejido graso se compone de triglicéridos y bultos de ácidos grasos.

Mientras la función primaria del músculo es impulsar el movimiento, la de la grasa cumple un papel de almacenamiento de energía. Esta es otra forma de explicarte y que entiendas que la grasa no se transforma en músculo

La conclusión es que mientras el músculo y la grasa pueden crecer o contraerse, nunca se transformarán el uno en la otra y viceversa.

Normalmente tenemos esta falsa creencia influenciados por la publicidad agresiva y engañosa con la que nos invade las diferentes marcas publicitarias cuyo único interés es vendernos a toda costa y sin escrúpulos, con la única finalidad de engrosar sus cuentas bancarias.

El mal enfoque que se ha realizado sobre las campañas publicitarias basadas en las famosas fotos de transformación de deportistas, en la que nos hacen creer que ciertos físicos con elevados niveles de grasa corporal se transforman en cuerpos musculados intercambiando esa grasa por músculo nos lleva a un desconocimiento que posteriormente genera falsas expectativas y fundamentos erróneos para realizar nuestro trabajo.

Reducir el nivel de grasa corporal y desarrollar el tejido muscular, no es un hecho que suceda de un día para otro. Has de tener paciencia y sobre todo realizar un trabajo integral con los conocimientos adecuados para aplicarlos a tu caso concreto de forma individualizada.

Si para lograr tus objetivos consigues integrar de forma personalizada un plan de alimentación y suplementación, planificación del entrenamiento con cargas y entrenamiento cardiovascular de baja y alta intensidad, técnicas de recuperación y descanso y tienes en cuenta parámetros como tu composición corporal, la respuesta de tu sistema hormonal y tu metabolismo´así como la mentalidad ya habrás dado un paso de gigantes para asentar las bases de un trabajo sólido hacia la consecución de tus objetivos

A continuación describo algunos aspectos fundamentales que complementan el párrafo anterior para que logres reducir tu porcentaje de grasa corporal y aumentes tu desarrollo muscular

Uno de los aspectos fundamentales y que no solemos tener en cuenta ya que no le damos importancia y menospreciamos a menudo, es la recuperación. La recuperación es fundamental para reducir el porcentaje de grasa muscular así como para alcanzar el desarrollo muscular.

Para conseguir resultados óptimos debemos llevar a cabo una correcta planificación. Dentro de una planificación adecuada debemos considerar el tiempo de descanso de los grupos musculares, esto varía dependiendo de factores tales como la edad, composición corporal, la intensidad de los ejercicios y las horas de descanso.

Cuando entrenamos varios días de la semana sin considerar el tiempo prudente de descanso para cada grupo muscular, fácilmente terminaremos sobre entrenando nuestro organismo, es decir que en vez de ganar músculo estaríamos consiguiendo el efecto totalmente contrario, incluso esto nos llevaría a frenar la pérdida de grasa corporal.

Para desarrollar nuestra masa muscular debemos enfocar nuestro entrenamiento en sistemas de entrenamiento de hipertrofia combinados con sistemas de entrenamiento de la fuerza.

El desarrollo muscular se produce cuando entrenamos intensamente y las fibras musculares se estiran hasta romperse, posteriormente y mediante la alimentación correcta y el descanso adecuado, nuestros músculos crecen mientras dormimos, gracias al efecto producido por la hormona del crecimiento y la testosterona, que actúan en conjunto durante las horas de sueño. He de matizar que la alimentación debe ser hipercalórica sobre las 500 cal de excedente respecto a nuestra dieta normocalórica con un reparto adecuado de macronutrientes y como no matizando que finalmente cada caso debe ser tratado de forma individual y personalizada.

Hubo una época en la que nos inculcaron que la mejor forma de quemar grasas era realizar ejercicios aeróbicos, sin embargo, un nuevo mecanismo involucrado en el entrenamiento con cargas ha demostrado que el entrenamiento con cargas contribuye en mayor medida a perder grasa corporal.

Cuando el músculo se hipertrofia se logra reducir masa corporal y se normalizan muchos valores metabólicos que favorecen la mejora del estado físico.

El mecanismo por el cual el entrenamiento con cargas ayuda a quemar grasas involucra a las fibras musculares de tipo II, las cuales se contraen de forma rápida y son capaces de levantar cargas pesadas durante un tiempo limitado.

El entrenamiento anaeróbico de Intervalos de alta intensidad o HIIT(High Intensity Interval Training) tiene varias ventajas sobre el Entrenamiento aeróbico de baja intensidad en estado estable o LISS(Low Intensity Steady State) y que se desarrolla en la popularmente conocida "zona quema-grasas.

Un protocolo de HIIT involucra series alternas de periodos de alta y baja intensidad por encima del umbral de Lactato, cerca del Consumo de oxígeno máximo (VO2máx) y un punto por debajo de la fatiga consciente. Los periodos de baja intensidad permiten al cuerpo amortiguar y limpiar el ácido láctico de la sangre, y conseguir así una recuperación parcial antes de la siguiente serie de alta intensidad.

Crear un déficit calórico es la única manera de perder grasa, para ello debes ingerir menos energía de la que gastas. Esto genera un déficit de energía que debe ser compensada, por lo que el cuerpo recurre a los almacenes de grasa para lograrlo. Lo óptimo es mantener a tu cuerpo en este estado durante suficiente tiempo para reducir el porcentaje de grasa corporal.

Esta es la razón por la cual el primer requisito previo para tener éxito en la recomposición del cuerpo es a través del déficit calórico.

Ten en cuenta que mantener un déficit demasiado grande puede inhibir el crecimiento muscular y provocar trastornos del estado de ánimo, ansiedad y otros problemas de salud. Por tal razón, se recomienda un déficit calórico de alrededor del 20 al 25%.

A parte de crear un déficit calórico, debemos tener en cuenta otros aspectos muy importantes como nuestro entorno hormonal y los macronutrientes de nuestro plan nutricional.

¿Que esperas para comenzar a aplicar las claves que te permitan conseguir tu máxima definición muscular?, olvídate de la perfección y busca siempre la acción. Es mejor avanzar con algo imperfecto que quedarte para siempre estancado en la nada por querer hacerlo todo 100% perfecto.

Busca un buen mentor y no te cierres a lo que te enseñe, aplica todo lo que aprendas. Si no pasas a la práctica no aprenderás nada y tendrás muchos conocimientos vacíos que no te llevarán a ninguna parte.

Deja de probar todo lo nuevo que sale al mercado y céntrate en avanzar con lo que ya tienes. Y si quieres probar algo nuevo, hazlo en orden, con criterio a ser posible con un sistema probado y de la mano de personas cualificadas, trabajando con una sola cosa a la vez.

Ponte plazos temporales muy cortos y objetivos fáciles de alcanzar para no procrastinar. Cuanto menos tiempo necesites y menos dificultad tengan esas tareas, más fácil será conseguir pequeñas victorias.

Si necesitas que te acompañe en este camino, me tienes a tu disposición para ayudarte a lograr tu máxima definición muscular y que consigas verte increíble los doce meses del año manteniendo los resultados para siempre.


Recuerda, “Ser Invencible Significa No Rendirse Jamás”

Copyright © 2018 soyinvencible.com | Un producto de www.nomadasfitness.com